martes, 25 de septiembre de 2018

OCASO

Una hiedra amarga crece en mi corazón.
Corona de espinas que hiere mortalmente.
El veneno corre por mis venas
confundiéndose con la sangre
que poco a poco se derrama sin contención.

Me siento derrotada, sin fuerzas.
La dulzura de sus besos
es ahora hiel que perfora mis sentidos,
sus caricias son una afrenta
y su amor es un latigazo que cuece mi piel.

Una hiedra amarga crece en mi alma,
una serpiente se enrosca en mi corazón
no puedo respirar, me asfixio.
Mis sueños, pájaros muertos...ya no vuelan,
mi esperanza, a punto de fallecer.

martes, 17 de julio de 2018

BESO NEGRO

Cuando la luna roja asoma su faz sangrienta
la noche cómplice invita a los amantes
a un exquisito juego macabro.

Caricias y abrazos se funden
en un baile de hiriente placer.

Besos suaves como pluma de ala de ángel,
suaves, empalagosos...
Besos húmedos que embriagan
con la misma fuerza del vino maduro.

Juegos de frío y calor, enardecen la piel,
mordaza de terciopelo, mano gentil
capaz de asfixiar delirantes gemidos.

Fetiches despatarrados en oscura escena,
fetiches que encienden hasta la locura.

Azotes, sangre y dolor se conjugan,
mas el gozo prevalece y domina.
Azotes, sangre y dolor, lenguaje del alma,
redención y condena.

Cuando la luna roja asoma su faz sangrienta
la noche cómplice impulsa a los amantes
a una vorágine erótica que los devora y tritura.




lunes, 2 de julio de 2018

ÁNIMAS BENDITAS

Fantasmas de otros tiempos me rodean,
me acosan,
me susurran al oído dulces recuerdos...
amargos recuerdos.

Los siento atravesar mi cuerpo,
cansado, devastado
y me entrego a ellos mansamente
cayendo en una somnolencia benigna.

Sombras luminosas de otras épocas,
germinan fecundas en mi fatigado corazón.
Mis lágrimas no las confunden,
las orientan hacia mi dolor.
Fantasmas, sagrado ungüento
que liba mis cicatrices.

Fantasmas de otros tiempos,
ánimas benditas encarnadas en mi alma,
¡devuélvanme la sonrisa que hace tanto perdí!



lunes, 18 de junio de 2018

INDEFENSA

Sentí sus dedos helados contra mi piel tibia,
dejé que los deslizara a través de mi cuello
mientras un macabro pensamiento
recorría mi torrente sanguíneo
acelerando mi cansado corazón.
Él reía...
sus dedos presionaban cada vez más fuerte
y yo, como un ave con las alas quebradas,
temblé de miedo e impotencia.
Comenzó a faltarme el aire,
luche por respirar, forcejeé asustada
y él finalmente cedió fastidiado.
Todo sucedió en un instante,
tan breve como un suspiro,
pero eterno como el mismo infierno.


jueves, 7 de junio de 2018

ECLIPSE



La noche cae impertinente sobre la ciudad
y yo sentada frente a la titilante llama de una vela.
Frías lágrimas navegan en mis mejillas
mientras mi alma clama en medio de la tempestad
como una rosa abatida por un eclipse.
La angustia devora mis entrañas marchitas,
lloro y mi llanto cae en la fuente del olvido.
Nadie nota mi tristeza, a nadie le importa.
Una máscara de alegría hipócrita oculta mi dolor;
la verdad permanece encarcelada en mis huesos.
Sólo estas letras develan mi secreto,
un secreto que año tras año devora con gula
mi deseo por vivir.

martes, 29 de mayo de 2018

PLEGARIA

Fantasmas de otros tiempos, de otras épocas
me rodean, me acosan,
me susurran al oído dulces recuerdos, amargos recuerdos.
Los siento atravesar como espadas
mi cuerpo fatigado...devastado.
Me entrego a ellos con docilidad
cayendo en un cálido letargo envolvente,
somnolencia benigna, oasis de quietud.

Fantasmas, sombras luminosas
que germinan voluptuosas en mi fatigado corazón.
Mis lágrimas no los confunden,
los orientan hacia mi oculto dolor.
Ellos son el sagrado ungüento para mis heridas,
ellos liban en mis cicatrices.

Fantasmas de otros tiempos, de otras épocas,
ánimas benditas que se hacen carne en mí
¡devuélvanme la sonrisa que hace tanto perdí!

domingo, 20 de mayo de 2018

LA RESPUESTA

Cabizbaja camino por una calle solitaria envuelta en pensamientos oscuros.
Busco con desesperación una salida, un rayo de luz que entibie mi sangre.
El taconeo de mis botas es el único sonido que como truenos retumban en la noche fría y húmeda.
Sola, huérfana de abrazos y sonrisas. Sola. Mi angustia y yo.
La Muerte, Dama generosa, se alza frente a mí.
Ella es la respuesta a mi dolor, un dolor que lacera...que quema.
Extiendo mis brazos hacia Ella. Ansío el beso de su boca carnosa sobre mis labios resquebrajados.
Ese beso gélido que cortará la soga que me ata al sinsentido.
Sin embargo, Ella también me niega su ayuda. Me rechaza con altanería, "No es tu hora", me susurra, "aún no".
Caigo de rodillas sobre un charco de agua. Me desplomo frustrada, desbaratado mi escape.
Un ánima pasa junto a mí y roza mi hombro. "¡Cobarde!", murmura, "¡Lucha!".
No sé de donde salió aquella alma en pena, si lo hizo de las fauces del Infierno  o de la Esperanza Eterna.
Lo único que sé es que hizo germinar en mí un brote de ilusión.