lunes, 5 de febrero de 2018

HABÍA UNA VEZ

Había una vez una niña feliz,
soñaba conocer el amor,
gustar su dulzura y danzar
según su ritmo mágico.

Había una vez una niña feliz
que conoció el amor y bebió
de su manantial de pasión.
Como una bailarina recorrió en puntillas
pentagramas luminosos cuyas notas
aceleraron los latidos de su joven corazón.

Mas hoy la niña ya no es feliz,
el amor mentiroso y tramposo
le hirió el alma y perforó su corazón
cual espada filosa.

Había una vez una niña triste
que lloraba el desamor en la oscuridad,
sus aguas amargas envenenaron su sonrisa
y secaron sus sueños.
Ya no baila, sólo ruega poder volar hacia otros cielos
donde pueda ser feliz.

2 comentarios:

  1. Triste niña que en su inocencia equivoco su corazón entregando sus latidos por amor . . . Tendrá que crecer quizá nunca olvide pero en algún lugar hay alguien de verdad que hará que su corazón vuelva amar. . .

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto, Victor. Gracias por comentar.

    ResponderEliminar